Debido a que cada persona posee una genética diferente es fundamental recordar que cada caso varía siempre. A pesar de esto, se consideran 2 parámetros a la hora de practicar esta intervención, que son la densidad de cabello por cm2 y la superficie de la zona donante.

En función de estos parámetros se determina qué cantidad de unidades foliculares se pueden extraer para así realizar una intervención de trasplante capilar. Según el tipo de paciente se le puede extraer al donante un máximo número de pelos que suponga la cantidad suficiente para resolver su alopecia. Es importante ver que no se pueden extraer todos los cabellos de la zona donante o esto sería muy contraproducente para el donante.

En el caso de la zona donante, se extrae de manera uniforme una de cada 3 o 4 unidades foliculares. Si se diera el caso en el que se han agotado los cabellos de la zona donante, entonces no se pueden extraer más unidades, aunque sea en 2 o 3 días seguidos. Por este motivo, los profesionales tratan de aprovechar al máximo la zona donante en un solo día, para así satisfacer al paciente y no perjudicar al donante. Si se debe utilizar la zona donante nuevamente, entonces el paciente debe esperar un mínimo de 8 meses.

Al observar las estimaciones generales lo normal es que se necesiten entre 6.000 y 10.000 unidades foliculares para rellenar la parte alta de la cabeza de una persona. Se debe destacar que todo esto puede variar dependiendo de la persona. También se debe destacar que generalmente las cantidades antes mencionadas no se pueden extraer en una sola intervención, ni en días consecutivos. Por lo general, a la parte que dona el cabello se le pueden extraer como máximo entre 2.500 y 3.500 unidades foliculares por intervención.

Los profesionales cuando van a practicar esta intervención tienden a repartir los cabellos mencionados en la parte frontal, ya que es la parte de la cabeza más expuesta al exterior. Después de esto, se distribuyen las unidades foliculares en orden de mayor a menor hasta llegar a la mitad de la cabeza. Estas consideraciones se toman para obtener resultados mejores estéticamente. De todos modos, también es posible empezar este trabajo desde una zona inferior de la cabeza, pero el cambio no sería tan importante. Los profesionales aconsejan no distribuir todo el pelo por toda la zona afectada, ya que la densidad que se lograría sería bastante menor. En caso de que el paciente necesite más unidades foliculares se debe esperar como mínimo 8 meses para poder continuar con el proceso.

Lo que los pacientes deben tener muy presente es que no deben esperar a que en una intervención este problema sea finalmente resuelto (sobre todo, para aquellos que han perdido una parte muy amplia del cabello). Por eso, los pacientes que se someten a este tratamiento deben saber que necesitan entre 2 y 3 intervenciones para obtener un resultado homogéneo y estéticamente perfecto.

WhatsApp chat