Muchos hombres en España sufren de alopecia en diferentes grados y la mayoría no tiene idea qué hacer para frenarla o incluso prevenirla si es que aún no presentan síntomas graves. En MAN Medical Institute queremos ayudarte a que te enteres cómo puedes evitar la caída del pelo. Te vamos a contar además, como se produce, porque deberíamos cuidarnos más el pelo y que consejos puedes seguir para conservar tu melena por mucho más tiempo.

Antes de nada, un poco de historia.  Si queremos saber cómo apareció la caída del cabello y el origen del término “alopecia” deberemos hacer un pequeño viaje en el tiempo y remontarnos a principios del siglo XX donde un renombrado dermatólogo francés llamado Raymond Sabouraud quiso buscar un vocablo adecuado con el que describir la caída de pelo tan anormal que padecían algunos de los pacientes que visitaba.

Tras mucho pensar y buscar, se decantó por el término griego “alopekía”, que se utilizaba en la antigüedad para referirse al proceso por el cual a los zorros se les caía y cambiaba el pelo en un periodo de dos veces al año (sin que, por aquel entonces, tuvieran una explicación del porqué les sucedía).

Posteriormente, el término alopecia fue apropiado por la comunidad médica para designar a lo que hoy en día conocemos como “la caída o pérdida excesiva o anormal de pelo, patológica o fisiológica, parcial o total, localizada o generalizada, temporal o definitiva, cualquiera que sea su causa, en zonas o regiones que de forma habitual lo tienen”.

¿Cuáles son las principales causas de la caída del pelo?

Las personas pierden aproximadamente entre 50 y 100 pelos de la cabeza todos los días. Esto es normal, pero cuando esa cifra se multiplica, la caída de pelo en exceso debe ser una preocupación a tener en cuenta.

La pérdida de cabello en exceso es un problema que afecta principalmente a hombres, pero que también puede afectar a mujeres y niños. Normalmente puede presentarse gradualmente y puede suceder por parches o generalizada (difusa).

Algunas de las causas más frecuentes que provocan la pérdida de cabello son:

  • Hereditaria o por la edad:

Los hombres y mujeres tienden a perder cantidad y grosor de cabello con la edad. Esta calvicie no es causada por ninguna enfermedad. Está relacionada con el envejecimiento, la genética y cambios en la hormona testosterona. La calvicie hereditaria o de patrón afecta mucho más a los hombres que a las mujeres. La caída del cabello masculina puede suceder en cualquier momento después de la pubertad. Al menos un 80% de todos los hombres muestra señales de calvicie a partir de los 70 años de edad.

  • Estrés físico o emocional:

El tipo de caída de pelo que deriva del estrés físico y emocional se llama efluvio telógeno, un problema por el que un estrés excesivo provoca que los folículos pilosos del cuero cabelludo comiencen un periodo de reposo. Como consecuencia, el pelo se empieza a caer, lo que causa que la cabellera claree, y, en ocasiones, de forma más evidente en algunas zonas determinadas del cuero cabelludo.

“El folículo piloso tiene su propio ciclo vital: fase de crecimiento, de transición, de reposo y de expulsión”, explica la doctora Julia Tzu, especialista en dermatología, fundadora y directora médica de la clínica Wall Street Dermatology. El estrés altera el porcentaje de pelos que se encuentran en la fase de crecimiento y los sitúa en la fase telógena o de reposo.

El estrés físico o emocional puede causar la pérdida de cabello de la mitad y hasta tres cuartos del cuero cabelludo. El cabello tiende a caerse en mechones mientras se aplica un champú, se peina o se pasan las manos a través del pelo. Es posible que no notes esto durante semanas o meses después del episodio de estrés. La muda de cabello disminuirá durante 6 a 8 meses. El efluvio telógeno generalmente es temporal. Pero puede volverse prolongado (crónico).

Las causas de este tipo de caída del cabello son:

  • Fiebre alta o infección grave
  • Parto
  • Cirugía mayor, enfermedad grave, sangrado súbito
  • Estrés emocional intenso
  • Dietas drásticas, especialmente las que no contienen suficiente proteína
  • Fármacos, incluso retinoides, pastillas anticonceptivas, betabloqueadores, bloqueadores de los canales del calcio, ciertos antidepresivos, AINE (incluyendo ibuprofeno)
  • Algunas mujeres de 30 a 60 años pueden notar un adelgazamiento del cabello que afecta todo el cuero cabelludo. La pérdida de cabello puede ser abundante al principio, y luego disminuye o se detiene de manera gradual. No existe ninguna causa conocida para este tipo de efluvio telógeno.

Otras causas de la pérdida de cabello, especialmente si es un patrón inusual incluyen:

  • Alopecia areata (parches de calvicie que se dan en el cuero cabelludo, la barba y posiblemente las cejas; las pestañas también se pueden caer)
  • Anemia
  • Enfermedades tiroideas
  • Hábitos nerviosos como arrancarse el cabello continuamente o frotarse el cuero cabelludo
  • Radioterapia
  • Tiña de la cabeza (tiña del cuero cabelludo)
  • Tumor del ovario o de las glándulas suprarrenales
  • Trastornos autoinmunitarios como el lupus
  • Quemaduras
  • Ciertas enfermedades infecciosas como la sífilis
  • Uso excesivo de champú y del secador
  • Cambios hormonales
  • Peinados que ponen demasiada tensión en los folículos del cabello
  • Infecciones bacterianas del cuero cabelludo

Entre los diferentes tipos de alopecia que se pueden presentan, encontramos la alopecia androgenética (masculina y femenina), cicatricial, areata y universal.

Consejos para cuidar tu cabello

  • Evitar el agua caliente.
  • Las duchas con altas temperaturas pueden causar daños en el cuero cabelludo al despojarlo de los aceites esenciales que ayudan a protegerlo, causando sequedad e inflamación. Aunque no hay evidencia directa de que conduzcan a la caída del pelo, algunos especialistas creen que la inflamación del cuero cabelludo puede dar como resultado la miniaturización de los folículos capilares y el adelgazamiento del cabello.
  • Evitar el aire caliente.
  • El calor debilita las proteínas del cabello. Calentarlo y secarlo constantemente puede provocar fragilidad, que pueden causar la caída del cabello.
  • El secado natural es lo mejor para el cabello, así que trata de secarlo de forma natural con más frecuencia que con el aire caliente de un secador o similares.
  • Masajes en el cuero cabelludo.
  • Algunos estudios, como el realizado por el departamento de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética, de la Nippon Medical School de Tokio, han sugerido que el masaje del cuero cabelludo tiene el potencial de aumentar la densidad del cabello al mejorar la circulación sanguínea en el cuero cabelludo y los folículos pilosos, así como también aumentar la actividad de los genes que promueven el crecimiento del cabello. Un beneficio adicional es que el masaje ayuda a reducir los niveles de estrés, otro factor relacionado para evitar la pérdida de cabello. 
  • Cuida lo que comes.

Todos sabemos que la nutrición siempre es importante y en este caso, tampoco es una excepción. Una alimentación pobre en nutrientes no beneficiará para nada a tu pelo.

A continuación, te recomendamos algunos alimentos para saber cómo evitar la caída del cabello.

– Avellanas: su alto contenido en biotina, concretamente 76 microgramos por 100 gramos, las convierte en grandes aliadas para promover el crecimiento capilar. La biotina, también llamada vitamina H o B8, favorece el crecimiento de los tejidos de rápida reproducción como es el pelo.

También interviene en el metabolismo de las grasas, lo que se traduce en un cuero cabelludo más sano y en un cabello más elástico y con menos tendencia a romperse. Pero además, estimula la circulación sanguínea, lo que permite la llegada de nutrientes a la raíz del cabello.

– Salmón: es rico en ácidos grasos esenciales, componentes fundamentales para el buen funcionamiento del organismo, pero que el cuerpo no es capaz de producir. Alrededor del 3 por ciento del cabello se compone de ácidos grasos, de ahí su importancia. Promueven el crecimiento del cabello, mantienen la hidratación del pelo y del cuero cabelludo y proporcionan brillo.

– Kiwi: es uno de los alimentos con más vitamina C, fundamental en la salud capilar puesto que es clave en la producción de colágeno, uno de los componentes del cabello.

– Lentejas: Son una fuente importante de hierro que, combinado con vitamina C, ayuda a aumentar tu metabolismo, circulación y oxigenación de las células. Lo cual es fundamental para un desarrollo sano del folículo piloso.

La falta de hierro suele ser una de las causas de que el cabello esté frágil y debilitado favoreciendo su cabello.

Intenta no estresarte más de lo habitual. El exceso de estrés, la ansiedad o los nervios relacionados con la vivencia de situaciones complicadas pueden desencadenar la pérdida de cabello.

No es necesario ningún tratamiento ya que en la mayoría de los casos se resuelve con el paso del tiempo, pero si la situación empeora, la pérdida de cabello puede ser muy notable.

Evitar el exceso de vitaminas. Tomar un exceso de suplementos vitamínicos puede hacer que se caiga el pelo. El consumo abusivo de algunas vitaminas, como la vitamina A, puede ocasionar algunos trastornos capilares, entre los que está la caída de pelo.

Beber agua con regularidad. Al beber unos 2 litros diarios de agua mantenemos hidratado nuestro cabello y nuestra piel, favoreciendo el buen funcionamiento de nuestro organismo. ¡No hay nada mejor como beber agua!

Así que ya lo sabes, si quieres conservar tu melena sigue estos consejos. Recuerda que en MAN Medical queremos ayudarte y si tienes alguna duda contáctanos, una de nuestras asesoras capilares te responderá.

Pin It on Pinterest

WhatsApp chat